domingo, diciembre 09, 2018

La violencia mutante



Olvidar…
violencia invisible en volutas
que lenta va asesinando al amor
dejando al hombre completamente vacío
de su pasión sensibilidad y sentimientos
incapaz de reconocerse en el otro hombre
aunque  se toquen se vean o se oigan



Y las hojas aunque se desprendan
de sus tallos infinitas veces siempre
saben volver al origen de sus vidas
por las sendas que el otoño guarda


Y peces como el salmón anidan en sus profundidades
su pasión por vivir que infinitas veces les hace volver
a la cuna primigenia de sus aguas de origen e
infinito repiten el milagro de su morir y nacer
manteniendo siempre vivo el ciclo de su vida
y como calculando en matemáticas natural
por instinto la tortuga sonriendo realiza
el mismo milagro durante su larga vida

  
Y también la soprana chicharra
cuando sus entrañas determinan el bello
momento de gestarse anidando sus huevos
pariendo sus larvas para encubarlos en sus
crisálidas siguiendo el ciclo de las estaciones
y en resurrección volar a cantar en el invierno



Ni las hojas ni el salmón ni la chicharra
ni tantos otros seres vivos nunca dejan de
andar sus sendas sus caminos hacia la vida
y ellos por ese prodigio de su amor a la vida
saben cuando apagar sus fuerzas para morir
o de encenderlas para volver en infinito vivir
¡su anatomía su morfología su fisiología saben
lo que deben hacer para ese momento crucial
porque simplemente nacen sólo para vivir!

¡La dialéctica del nacimiento ya trae
en sus entrañas el motor que apaga y
enciende sus energías vitales para
alternativamente morir y vivir
en su ciclo eterno de existencia!

Y el homo también fue diseñado para vivir…
pero ¿porqué siendo hombre llegamos a ser
-a pesar de tanta Ciencias- lo que hoy somos?

Pero adviene la era del hombre
y la armoníaequilibrio que fluye
de la dialéctica del nacimiento
para mantener en pie a la vida
se rompe abriéndole hondas grietas desde
donde este hombre ya no sostendrá la vida
sino al lucro que enciende la violencia
Y ahora este hombre
existe mira y siente cómo
los aconteceres de su tiempo
le niegan ejercer la vida fundada
en amor verdad libertad y justicia
su hacer construye una sociedad
carente de estas esencias vitales
Y ahora en su historia que es
repetición de la misma historia
vemos oímos y sentimos
el hacer de un “hijo” en violencia
contra la madre
contra el padre
contra el niño
o una mujer autollamada madre
o un hombre autollamado padre
ejercen esa violencia contra el hijo
o el hombre al hermano al amigo
o a él mismo depredándose

Terrible violencia hecha historia
fracturando a la vida como aquella
piedra cayendo sobre el cristal y
su golpe seco pronto deja de oírse
dejando flotar la violencia mutante
el olvido! que hace añicos al amor
a la verdad a la belleza
a la libertad a la justicia
a toda esencia del hombre


El olvido!
sutil e invisible
artero e inmisericorde
el más rotundo triunfo
de la violencia sobre la vida
sepulturero que cava tumbas
en los abismos de las sombras
construyendo hombres insensibles
indiferentes ante las expresiones
que nos marcan huellas en la vida
¡cascarones que ruedan vacíos!

Y aquel sueño
¡hombre amando al hombre!
queda suspendido mientras que
la violencia mutante olvido
se une al mero recuerdo para crear
otra manera de “vivir la vida” hasta que
esta violencia queda modelando el vivir
Pero otro tiempo de vida
donde anhelo y realidad
esperanza y vida real
son el mismo acontecer
vendrá ser reino del hombre
entonces ¡hijo o madre o
padre o hermano o amigo
al fin…hombre humano
siendo por siempre!


Ediciones jaced




jueves, julio 19, 2018

Amor de guacamayas

¡Escuchen niños…!
Son tantos siglos de siglos
gestándose la vida que ella
misma obtiene el derecho
absoluto de gestar la vida y
vivirla más allá de los siglos


Y por el espaciotiempo
que cobija donde habito
suelen pasar volando al
amanecer o muriendo las tardes
parejas en amor de guacamayas
entonando sus cortos cantos
en breves frases de amor  o
contándose cómo les fue el día
o lo que el mañana les va ofrecer

¡Cuánto anhelo que hagan parada en
mi ventana junto al trébol florecido
y me imagino tener breves diálogos
enterándome de su hacer cotidiano!

Y un día queriendo dormir
buscando el sueño para
seguir soñando la vida
bajo los trazos del insomnio
aún la mañana en pijama de albas
llegan a la ventana de mi balcón
armando su orquesta de alegría
y sigiloso absorto les miro
por las rendijas de la persiana
  
¡Qué flujos de libertad de belleza
de amor despliegan sus cuerpos sus
ojos vivaces prendidos en goce de vivir
su emplumado amarillo naranja azul
que  pintan el derecho vivir la vida
que en el mío sólo es surrealismo!

Y conversan en sonoros cortos cantos
acariciándose con sus gruesos picos
fluyendo ternuras al rozar sus cuerpos
bajo las luces de sus bellos plumajes
tiernamente haciéndose el amor con
gestos parecidos a los de los humanos
¡decididos a prolongarse en sus hijos!
en medio de la libertad que sienten
¡vida libre en albores de gestación!


Pero de la vecindad
arriba o de abajo o de los lados
estallan torrentes voces airadas
¡malditos animales!  y le siguen
abruptos gritos de agresión
que espantan a las guacamayas
y despavoridas huyen volando
llevándose su amor aterrado

Y como tantas veces en esta vida
los anhelos de prolongación de
la progenie quedan truncados
¡conducta agresiva del hombre
moderno extendida hasta
donde alcanza su poder!


Y el insomnio con igual sigilo
recoge los acordes rotos como
llantos colgando de la ventana
del amor de las guacamayas y de
la entristecida esperanza del trébol
pero con ellos vuelve el sueño
recomponiendo el amor y la esperanza
aunque el amor de las guacamayas
en mi ventana ¿podrá volver?

Y como tantas cosas en esta vida
aguardando su tiempo por venir
ahora espero tras la ventana
el amor de las guacamayas
pero el trébol sigue floreciendo

Editorial jaced

  

jueves, junio 14, 2018

La simple hoja

¡Paradoja existencia!
la hoja de verde pasa a amarilla
porque cumple el ciclo de su vida
laborando incesantemente en
su laboratorio de la fotosíntesis
pero el hombre ve pasar su vida
repitiéndose en la misma historia
aunque le llega aquel llanto alegría
de niño desde cuando llegó a nacer

  
Y pensativo mira
la simple hoja caer
ya amarillenta pero todavía viva
cayendo en balanceo lento como
agradeciendo al soplo de la brisa
y a la atracción de la tierra
quienes le ayudan a desprenderse
porque ella ya ha vivido su vida
cuando pendía de la rama del árbol

¡Y como bajo atracción magnética
busca tierra que anhelante espera!
tierna danza en brazos de la brisa
rememorando su prodigiosa historia
¡de la yema nace y sin parar crece
inundada por su delta de vital savia
y goza su verde en toda su gama
siendo fuente de la fotosíntesis
dándole a la vida frutos diversos
para alimentar su existencia!


¡Oh simple hoja que desciende
atraída por anhelos de la tierra!
¡qué simbiosis vital encuentro!
abono serás tú nueva forma viva
igual a la primavera emergiendo
del invierno como crisálida para
otra vez ¡volver a ser nueva hoja!
y continuar el ciclo de la vida

El hombre contemplándola
también rememora su historia
sabiendo que es acaecer repetido
el mismo comienzo el mismo fin
nacer  pero truncado en su crecer
como aquel bohemio consumiendo
la vida entre tragos amargos pero
entre pausas como buscando aire
¡suspira!  por otro tiempo distinto

Y triste paradoja lo aprisiona
ella gozando su gama verde en un
hacer constante de su fotosíntesis
él sumido en sus mismas páginas
pálidas amarillentas por tantas
leves huellas que sus manos
van dejando de tanto repasarlas
y miradas lánguidas releyéndolas
¡páginas que se hacen cripta
donde el tiempo queda detenido!


Y destella la hoja en sus pupilas
sintiendo como si la hoja le saludara
mientras lejano oye un llanto de niño
que entre brumas lo ve plácidamente
sonreírle sobre el regazo de su madre
pero ¿su actual destino es el mismo
aquél que la aconsejaba la madre
cuando le entregaba sus caricias?

Y sabe que todo niño es ofrenda de
esperanzas y propuestas de alegrías
aguardando a alguien que las realice
mientras la hoja realiza las suyas


Y la hoja si rompe la paradoja
cuando vuelve a ser nueva hoja
y porque simplemente ella es
la grandiosa síntesis
de primavera verano
otoño e invierno



domingo, abril 29, 2018

La cebolla y el arcoíris


En el código genético
del vivir de la cebolla
y en el del arcoíris
está inscrita la ecuación
del cómo vivir el hombre
¡vivir la vida dentro de la vida!

Inflorescencia de la cebolla rosada
Sintiendo la vida creando vida
el sol buscando a las aguas
las aguas buscando al sol
refracción de la luz en los cristales
el amor naciendo en el encuentro y
como magia se enciende el arcoíris
diciéndonos que algo va nacer

Un espectro de colores
que como señal encendida
se escribe en el cielo para
recordar al hombre que
él es el hombre en tránsito
obligado hacerse humano

Como la pincelada mágica el arcoíris
el amor también nace de encuentros
igual la primavera de plenitud de inviernos
entonces el arcoíris se asemeja al amor
como el amor se asemeja al arcoíris
y ambos se parecen a la primavera

Salto El hacha/laguna de Canaima/Edo. Bolívar/Venezuela
Y la simiente como eterna viajera
en el aire en las aguas y bajo el sol
y entre los pliegues de la tierra
duerme en siembra para dar a luz
una airosa plántula de vital verde
¡inflorescencia! tiernamente violeta
o delicadamente blanca envainada
en brisas aladas anunciando que
bajo la tierra nació un bello bulbo
¡la cebolla! plenamente gestada

Flor de la cebolla blanca
  Y esta cebolla como el arcoíris
también viene de encuentros de
aire de sol de tierra de aguas
y de amor del sembrador que
en las cuencas de sus manos
la tierra se la regala como ofrenda
para aromar el hambre del hombre
y curarle muchas de sus dolencias

Y en sus manos el bulbo jugoso
vestido de túnica dorada y dentro de
túnicas jugosas de delicadas blancuras
o de pinceladas tiernamente violetas
superponiéndose en abrazo concéntrico
como si estuvieran gestando el amor

Entonces la cebolla
también semeja al amor
el amor semeja a la cebolla
como semejando al arcoíris
una de las tantas ecuaciones
de cómo el camino de la vida
¡es una cuestión de genética!

Y el niño también simiente
igual se gesta en suma de
infinitésimas de encuentros
dentro del cálido vientre de la madre
donde ya conoce el signo de esa señal
porque en su cielo como espectro luz
está inscrita en el mapa de sus genes

¡Oh sol que recogiendo aguas
construye el arcoíris como señal!
¡oh naturaleza que paciente
capas sobre capas en amor
vas gestando la cebolla!
¡oh niño que desde simiente
en el vientre de la madre
llegas alegre a fundar vidas!
y todos semejándose trazan
cómo se gesta la vida en amor
¡también es cuestión de genética!
  
Pero el niño en este tiempo aún
cuando con tesón se ha empeñado
no ha podido alcanzar lo humano
¡la vida todavía anda peregrinando!
¿por qué? si ellos alcanzan vivíres!
¡y es la tarea más hermosa
                                       aún pendiente del hombre!                                      

Y cuando ¡al fin! llegue a realizarla
será como la cebolla o el arcoíris
cálidamente envueltos en el viento
alcanzando plenamente sus vivíres
¿entonces cuándo resolver
la ecuación de su genética?