sábado, julio 13, 2019

La UCV en imágenes y prosas



Y la sensible
Alma Mater  de la UCV
su historia!  mirándose…
¿cómo llegué hasta aquí?
y bajo otros hechos
sigue repitiéndose
y todavía resiste…
 
Monumento a los caídos de la generación del 28
ubicado en el campus UCV/Ernest Maragall
Universidad Central de Venezuela
la “Casa que vence las sombras”
u…u…UCV!u…u…UCV!  el grito
de su juventud universitaria para
que el saber  y la alegría  nunca
abandonen su Claustro… 
“Estudiar y luchar…luchar y estudiar”
todavía subsiste para ganar la luz…
y en su recinto la síntesis de las artes
aún proclama el derecho del hombre
a la sabiduría universal…
Pero hoy un letal virus se
ha inoculado en su tejido!
…la revolución del
socialismo del siglo XXI
carcome sus entrañas…
Y ya ella venía vulnerable…
“la UCV es reflejo del país que tenemos…”
se decía para ratificar la vieja tesis de que
los males de éste son la fuente  de sus males
¡para tener otra UCV obligado tener otro país! 
Y tal virus  desatando fiebres
“trabaja” desde sus entrañas
sumiéndola en abandono y
con un saber  que se resiste
bajar su cabeza ante el culto…
Su arquitectura asoma rictus tristes
que agrietan sus apagados colores
¡en su ambiente se siente flotar
un espíritu maligno solazándose
en su destrucción que en sigilo
se le viene sembrando…!

Deterioro y abandono de Escuela de
Ingeniería Eléctrica e Instituto de Medicina Tropical
Y ahora…
su Ser  universitario
anda por sus pasillos y calles
ya casi acostumbrado ante su
ambiente sucio y destruido…
y es difícil evitar el desaliento
desesperanza melancólica… y
de su mundo interior asciende
un impotente malestar…
¿Es ésta la UCV de alegrías y de luces
que antes hacía brillar su  Academia?
¡fue la “casa que vence las sombras”
ahora la “casa” que resiste la agonía! 
Y en ese estado de ánimo
miraba el caer de la tarde
entre la agonía del sol que ya
dibuja un trozo del cerro Ávila
que perplejo mira cómo
va arruinándose la UCV

Así anda la vida universitaria de la UCV
Y la llegada tardía del invierno
opaca mucho más su ambiente
en andante adagio de la sonata
claro de luna de Beethoven que
se pasea entre un triste follaje 
Y su arquitectura sus arbustos
sus rostros lucen fuera de lugar
aunque las nubes de su aula magna
resistiendo siguen irradiando luz

Y en la UCV la luz retrocede y avanza la penumbra
Y la cara de su arquitectura
en sus colores líneas y ángulos
evidencian arrugas en dolencias
y todo su campus universitario
exhala desajuste  en sus vidas
Y la alegría de su bella muchachada en
girones se ahuyenta de su espaciotiempo
testificado por la migración de estudiantes y
profesores que vacía las aulas universitarias
¡pupitres tristes mirándose unos a otros!
y su Estadium Olímpico  clamando por
prácticas y competencias deportivas

Huellas físicas de una persistente migración que vacía a la UCV
Y sus aves canoras
ahora de poblaciones escasas y
cantos cada vez más esporádicos
“viven”  destilando melancolías
sobre su abandonada foresta
Y junto al apocamiento del júbilo
de aquella abigarrada muchachada
la languidez de los cantos de sus aves
pintan un patético cuadro…SOS! SOS!
Ahora la flauta dulce de la paraulata
“ojos de candil”  suena como quena
llorando en lánguidos gorjeos
que llaman a su pareja amada
entre los ramajes desgajados
Igualmente el canto del cristofué
opacado como el de los azulejos
y el de la reinita y cucarachero
ahora en cantos de ritmos rotos
¡todo un coral casi de llanto!

El cristofué la paraulata "ojos de candíl" el azulejo común
la chulinga y par de guacamayas y de loros todavía subsisten en el campus
El canario tejero el gavilán el cucarachero la guacharaca la reinita
y la tortolita cada uno en solitario luchando por la subsistencia
Y ahora lento apagándose
aquel canto bullicio alegre
de la chulinga  junto al
del arrendajo y turpial
que han desaparecido
como igualmente el
rítmico picoteo musical
del carpintero habado
sobre el tronco del árbol
Y en las tardes buscando refugios
llega el alboroto de parejas de loros
recordando lo que antes fue la UCV
en brutal contraste con la solitaria
guacharaca picoteando la tierra árida
siendo ella más habitante de árboles
Y las parejas de guacamayas
como las de los gavilanes ahora
vuelan de un sitio a otro como si ya
no tuvieran sus hábitats naturales
-notorio ver las guacamayas
como mudándose a la ciudad-
y unas y otros más que cantar
chillan  y gritan denunciando
cómo ahora le toca existir…

Guacamayas mudándose a la ciudad de Caracas para
hallar seguridad y alimento ¿qué pasa con su hábitat natural?
Y llegó la “voz” de la hoz
e inmisericorde segó los cultivos
¿por qué se desforestaron todas
las plantaciones de flores alelí que
antes bordeando los jardines sus
blancuras y perfumes nos bañaban?
Ahora hiere hondo a nuestros sentidos
el flotante signo de muerte anunciada
patentizado en la ausencia del colibrí
y de la mariposa monarca porque ya
no tienen néctar que beber
ni flores a quien polinizar

Mariposa monarca el turpial el carpintero habado
azulejos pechos rosados el colibrí el arrendajo
desaparecidos del campus universitario
Y móviles motas de plumas
entre el herbal seco testifican
la migración de la vida silvestre
…solitarias tortolitas y tejeros
picoteando la aridez del suelo…
Y este mal vivir  de sus aves
se emparenta con el mal vivir  de
sus árboles como los de los frutales
mangos mamones coquitos de palmas a
quienes les son desgarradas sus ramas
para arrancarles sus racimos de frutas
igual a la foresta de plantas “exóticas”
en especial su Jardín Botánico  donde
el virus desova sus letales larvas sólo
superada por una metástasis que
hoy ataca su saber  universitario
 
El rostro violentado del Jardín Botánico de la UCV
Y  frente a este andar de extinción
¿qué es del apetito por aquél saber?
¿dónde anda la vigilancia protección
la observación y la docencia? ¿dónde
la extensión y la investigación?
¡y más bien parece que rondan las
“animas” por los rincones de la UCV
susurrando urgencias que piden
el rescate de su vivir ucevista!
Y un débil sol apura su paso
dando comienzo a su tenue ocaso
¡vístase la tarde en malvas violetas
descomponiéndose en abanicos lilas!
y la arquitectura de la UCV como vieja
enferma quiere levantarse de su lecho! 
Pero habrá el levante y poniente
de un sol tropical restableciendo
sus estaciones de lluvias y veranos
para el renacer de un saber de coros
de orfeones y cantos de sus aves que
otra vez habrán de aposentarse en
la “casa que vence las sombras”
…y renacer la alegría y la luz!
 
Escultura de Cruz Soto bajo la intemperie/Fac. Arq. UCV
Y de nuevo oírse…
u…u…u…UCV!
u…u…u…UCV!
Estudiar y luchar…!
Luchar y estudiar…!
de aula en aula rebotando en
el espaciotiempo universitario

Y otra vez su Orfeón Universitario
dejando escuchar su coral Himno…
“campesino que estas en la tierra
marinero que estás en el mar…”
…y entre sinfonías de aves y coros
brotes verdes en el alma ucevista
para la resurrección de su misión!


Y hemos anidado en las alas de la alegría…
aún en aquella pluma que la violencia obligó
buscar refugio en un rincón de la tristeza
Ediciones jaced...



jueves, mayo 23, 2019

Hoy... nuestro tiempo



El “hoy antihistórico”
en su seno porta latente
un “hoy histórico” que
necesario construirá en
el mañana necesario la
vida humana histórica del
hombre histórico necesario
pero hoy en la existencia
domina lo “antihistórico”
…pero el parto ocurrirá!

El sembrador/José Vela Zanetti
Cantan y cantan las chicharras
realmente verdaderos gritos
hasta el ensordecimiento
¿dónde anda el invierno?
¿quién quienes lo retardan?
igual gritan las semillas porque
ya sienten la necesidad de abrir
sus verdes pálidos cotiledones
como el corazón su necesidad
de liberar la fuerza del amor

Y también los ríos los mares las nubes
las esencias del corazón del hombre
porque sus cauces sus lechos su alma
necesitan de las aguas para sostener
sus vidas hambrientas de vidas
¡gime toda la tierra sedienta
porque necesario calmar su sed
y resucitar sus “muertos”!

Y a este caos por rupturas de
la armonía y el equilibrio que
causa la acción del hombre
les siguen otros como ocurren
en las nubes que desatándose
amenazan soltar sus tempestades
y las estaciones igual se trastocan
ya no sabiendo quién sigue a quién
¿y después del invierno le seguirá
la primavera renovando la vida?
¡hoy todo anda trastocado!

Y el viento se pone a soplar al revés
a veces quedándose sobre las montañas
otras veces posándose en el intranquilo mar
y sabe que deteniéndose agotará sus fuerzas
 y no podrá continuar soltando a sus brisas y
siente muros gravitacionales que le detienen
¡cuántas polinizaciones quedarán truncadas!


Y el sol tan puntual se levanta
con su cesta sembradora de energías
pero bosques ríos lluvias nubosidad
ahora ya no están para regular el clima y
suéltense de improviso fuerzas extrañas que
apuran su paso sin poder parar en su cénit y
sin freno va romper sus ocasos sobre el mar
sin ningún tiempo para repartir sus gamas
aflorando el dominio de las penumbras
¡equinoccios de primaveras apenas
gestando sus vidas primaverales

Y la atmósfera trastocándose
entre sus capas impidiendo a
la tropósfera regular sus vientos
que ya no es tamiz de las luces y
casi libre deja subir y bajar
caudales de gases invernaderos y
caer sobre la vida lluvias ácidas
¡las albas dejan de ser rosas
ensombreciéndose sus perfiles!
entonces ¿ya no habrá mañanas
bañadas en luces de auroras?
  
Y el hombre afanado sigue su labor
pero confundiendo los horizontes
con su espalda curva sobre la tierra
su sudor ácido agrietando los surcos
mientras se oye aquella voz milenaria
¡con el sudor de tu frente ganaras la vida
deambulando exilado por toda la Tierra!
y ahora su corazón va lento muriendo
porque la fuerza del amor ya no lo anida

El sudor/José Vela Zanetti/1989
Y este amor aunque inquieto aún
muestra la serenidad de su rostro
vestido con su sonreír de porvenir
esperando a la veda de esos horizontes y
aún reteniendo en sus manos la esperanza
fructicultora que sabe habrá de entregarse
a aquél hombre que se labra en los surcos
desenredando a los mismos horizontes

Y todavía de los agujeros negros
no cesan oírse aquellas mismas voces
eh! eh! quién anda allí por los bordes…!
…aquí en los abismos todavía estamos!
¿acaso no ven nuestros resplandores…?

Y oyese agolpados palpitares de corazones
pugnando semejando a aquellas tormentas
ya en furia desatándose como cuenta
la mitología con su “caja de pandora”
…y ahora cómo tardan las albas
vestir sus tonalidades sonrosadas
aunque aún siguen anunciando que
pueden abrirse en sus auroras

Y hombre! ya no cargaré más tu historia
tan pesada cruz que lleva a la crucifixión!
y en silencio lucharé por labrarme como
la piedra cuarzo que se va construyendo
a pasos bañándose en sus luces sepias
manifestando feliz su vida perfecta
…y con una edad tan antigua
¿por qué también tú no lo logras?

Cuarzo sepias
Y anidamos en las alas de la alegría!
aún en la pluma que la violencia obliga
refugiarse en un rincón de la tristeza…
Ediciones jaced---------------------